PORTES GRATIS A PARTIR DE 50 € | SI NECESITAS AYUDA, LLÁMANOS AL 676 00 55 81

Glosario

Las lías son materia sólida (levaduras muertas y otras sustancias procedentes de la uva) que queda en el fondo del depósito o barrica tras el proceso de fermentación. Si dejamos reposar el vino el tiempo necesario con sus lías, conseguimos que el vino tenga más complejidad, es decir, que tenga más volumen y untuosidad. Esto le aporta una mayor personalidad al vino. Aunque esta técnica se puede trabajar con cualquier tipo de vino, nosotros la ponemos en práctica en la elaboración de varios de nuestros vinos blancos.

Es la uva autóctona de la comarca Requena-Utiel y hay referencias de ella desde la Edad Media.Fue a partir de los 90 cuando algunas de las bodegas de Utiel-Requena, pensando en elaborar vinos monovarietales de esta variedad por su gran calidad, cambiamos la forma de cultivo para extraer de ella el gran potencial polifenólico, de taninos, color y acidez que tiene. La Bobal es una uva muy compleja de trabajar, pero con paciencia y buen hacer ofrece excelentes vinos tintos y rosados.

Nuestros vinos elaborados con Bobal son:
Fuenteseca Tinto, Fuenteseca Rosado, Mariluna Tinto, Pasión Bobal Rosado, Bercial Ladera los Cantos, Pasión Bobal Tinto, Ananto Rosado, Ananto Tinto.

En España se considera que un viñedo es viejo a partir de los 50 años. Estos viñedos tienen un rendimiento menor, es decir, dan menos uva y de calibre más pequeño, pero la que dan tiene mucha mayor concentración de sabor, aromas y compuestos fenólicos.

Nuestros vinos elaborados con uvas procedentes de viñedos viejos son:

Pasión de Bobal tinto, Pasión de Monastrell y Bercial Ladera Los Cantos.

Son compuestos antioxidantes que se encuentran en las uvas, mayoritariamente en la piel y las semillas. Parte de estas sustancias naturales pasan al vino, aportándole distintas características, como por ejemplo, color o taninos. Además, y según distintos estudios, resultan beneficiosos ante enfermedades cardiovasculares, previenen la artritis y reducen las células cancerígenas. Los polifenoles están presentes de manera natural en muchas otras frutas, verduras, hortalizas, legumbres y cereales.

Dependiendo de en qué tipo de madera se realice la crianza, obtendremos unos matices en el vino u otros. El roble francés aportará al vino toques de avellana, miel, vainilla, pan tostado o incluso mantequilla. El roble americano, sin embargo, dejará su huella con matices de coco, café, cacao o tabaco. En ocasiones se utilizan barricas fabricadas con ambas maderas (barricas mixtas), para conseguir matices de las dos. Otro dato curioso de estos dos tipos de barricas es su precio, la barrica de roble francés es más cara, ya que su elaboración es más compleja y se requiere más madera para su fabricación.

En las descripciones de nuestros vinos encontrarás conceptos como barrica de primer uso o de segundo uso. De primer uso significa que es una barrica que nunca se ha utilizado, de manera que el aporte de la madera al vino será mayor. De segundo uso significa que por esa barrica ya ha pasado vino, por tanto, la madera, aunque dejará su impronta en el vino, será más sutil que si la madera está nueva. Dependiendo del tipo de vino que queramos obtener elegimos la opción que consideramos más adecuada.